^Volver al inicio

Tratamiento de disfunciones sexuales y terapia de pareja

Adicción al sexo

Definición: El término adicción nos  define la dependencia de la persona hacia algo, sustancia química o conducta,  de tal modo que, acaba por ser dominado por ello perdiendo así su libertad  personal en función de esa dependencia. Los componentes esenciales de los trastornos adictivos son la pérdida de  control y la dependencia. Existen hábitos de conducta que pueden convertirse en  adictivos e interferir gravemente en la vida de las personas afectadas.

 

La adicción al sexo, como cualquier otro tipo de conducta adictiva, conlleva la  pérdida de control, una fuerte dependencia psicológica, la pérdida de interés  por otras actividades y la interferencia grave en la vida cotidiana.En la adicción al sexo la persona tiene deseo sexual o ganas de tener  relaciones sexuales muy frecuentes, a cualquier hora del dia, momento o lugar.

Estas conductas suelen realizarse sin llegar a dar importancia a las  consecuencias de las mismas. En muchas ocasiones repercuten en la vida personal  del individuo (trabajo, familia, pareja, etc.).

 

Además, en la adicción al sexo es difícil postergar  las necesidades sexuales a otros momentos y se puede llegar a recurrir  frecuentemente a prostíbulos, a comprar artículos de pornografía, llamadas  frecuentes a líneas eróticas y a mantener relaciones sexuales con desconocidos  (incluso sin protección), haciendo que su vida gire entorno al sexo sin pensar  en las consecuencias negativas a medio y largo plazo.          No todos los individuos valoran las sexualidad de la misma manera y hay quien  necesita de una mayor o menor frecuencia en su práctica. La adicción al sexo, a  diferencia de la sexualidad normal, se caracteriza porque el objetivo de la  conducta es más la reducción de un malestar que la obtención del placer.

      

Las personas con adicción al sexo tienen características muy definidas:

  • El adicto al sexo tiene  un patrón de conducta fuera de control
  • Continúan  con ese patrón aunque esté destruyendo su vida
  • A  menudo buscan el sexo peligroso o de alto riego
  • Ejercen  su sexualidad sin proponérselo
  • Sufren  serias consecuencias en su vida a causa de su conducta sexual
  • La adicción sexual  afecta al trabajo, a los pasatiempos,  amigos y familia
  • Usan  el sexo para ayudar a controlar su estado anímico y enfrentarse al estrés y la  ansiedad
  • Su  obsesión por los asuntos sexuales es tan extremada que interfiere en su vida  normal
  • Puede  haber periodos en que se extingue todo comportamiento sexual y desarrollan  aversión al sexo
La  adicción sexual no tiene que ver con la debilidad moral o la falta de carácter.  De hecho, cuanto más trata el adicto al sexo cambiar su conducta, tanto peor se  comporta. Como todos los adictos, su adicción tiene que ver con el intento de  manejar el dolor emocional.         La adicción al sexo conduce  a rituales que acentúan la obsesión. Estos rituales favorecen la conducta  sexualmente compulsiva y es cuando llega a la desesperación. Para curar esa  desesperación el adicto al sexo vuelve a la obsesión como forma de escapar del  dolor.  El sexo se convierte en el  remedio para reducir la ansiedad de forma morbosa y obsesiva.

 El adicto no tiene control y siente vergüenza, dolor y odio a sí mismo. Puede  que el adicto quiera parar, pero repetidas veces no logra hacerlo. La  incapacidad para manejar su propia vida puede evidenciarse en las consecuencias  que sufren los adictos: relaciones perdidas, dificultades en el trabajo,  arrestos/detenciones, problemas económicos, pérdidas de interés en asuntos no  sexuales, falta de amor propio y un sentimiento de desesperación.
Aparece una conducta sexual irrefrenable que genera el alivio de un malestar  interno y que produce consecuencias muy negativas en el sujeto, físicas,  psicológicas y sociales, viviendo ese alivio en secreto y sentimiento de culpa.        
  
Las conductas relacionadas  con la adicción al sexo son las siguientes:             
  1. Autoerotismo compulsivo
  2. Busqueda ansiosa de  múltiples amantes
  3. Frecuencia habitual de  prostíbulos, teléfonos eróticos o web porno
  4. Conducta hipersexual y  obsesiva con una relación

 

El adicto al sexo sufre un trastorno de conducta, la sexoadicción, de  tipo obsesivo que afecta sobre todo a los hombres, que aumenta con la falta de  satisfacción sexual y que va unida a estados de ansiedad y depresión.

El adicto  al sexo confunde el amor con el éxtasis sexual, siendo el sexo la única vía  para conseguir una gratificación personal y afectiva.

 

Extraído de los libros  “Anorexia Sexual” de Patrick Carnes y “Amor y sexo en Internet” de Beatriz Búrdalo

Copyright © 2013. Sexologo-online.com  Rights Reserved.