^Volver al inicio

Tratamiento de disfunciones sexuales y terapia de pareja

Vaginismo

Definición: El vaginismo es un espasmo involuntario de los músculos que rodean la entrada de la vagina haciendo imposible la penetración o coito.

Algunas mujeres, durante la relación sexual, en lugar de relajar los músculos que rodean la entrada de la vagina falcilitando así la entrada del pene, llevan a cabo una contracción de estos de forma automática ante cualquier estimulación, entre ellas el contacto del pene. Esta respuesta automática de contracción de los músculos del tercio inferior de la vagina (parte más externa), en especial cuando se intenta la penetración, se denomina Vaginismo.


      Las consecuencias del vaginismo son evidentes: al producirse esta contracción o espasmo se reduce de forma parcial, o incluso se llega a cerrar completamente, la abertura vaginal provocando el vaginismo.La existencia de vaginismo no presupone ausencia de excitación; de hecho, los casos leves de vaginismo se caracterizan por un comportamiento sexual muy satisfactorio en cuanto a caricias y todo tipo de estimulación que no sea intravaginal, pudiendo alcanzar el orgasmo sin dificultad.

 
La mayoría de los casos de vaginismo, no obstante suelen ir acompañados de cierto grado de fobia sexual, y a veces, de un trastorno de excitabilidad.       

El vaginismo es una respuesta aprendida, con   frecuencia debida a dispareunia, que causa dolor al intentar el coito. Incluso   tras eliminar la causa de la dispareunia, el recuerdo del dolor puede perpetuar   el vaginismo. Otras causas son el miedo al embarazo, el temor a ser controlada   por un hombre o a perder el control o al dolor durante el coito (una idea   errónea de que la relación sexual es necesariamente violenta). Si la mujer tiene   estos temores, el vaginismo es generalmente primario (permanente). El dolor del vaginismo puede impedir la penetración, resultando a menudo en una   ausencia de consumación del matrimonio. Algunas mujeres con vaginismo obtienen   placer por el orgasmo clitoriano.

      

CLASIFICACIÓN DEL VAGINISMO SEGÚN INTENSIDAD:

 

- Vaginismo leve: permite a la mujer afectada tener unas relaciones sexuales plenamente safisfactorias, excepción hecha de su incapacidad de ser penetrada , y con la posibilidad de introducirse en ciertas condiciones, un dedo en la vagina. En ocasiones, es posible la penetración anal sin dificultad.

 

- Vaginismo moderado: pese a sentir placer durante el juego erótico, no es posible siquiera introducirse un dedo.

 

- Vaginismo grave: aquellos casos donde la incapacidad de ser penetrada, va unida a una situación de rechazoa todo lo relacionado con el sexo, rechazo que suele ir compañado de complejas maniobras de evitación.

 

- Vaginismo muy grave: suele venir rodeado por una intensa sensación de miedo, cuando se prevé una posible relación sexual y además se suele asociar a un trastorno de excitabilidad y/o aversión sexual.


          En cuanto a la forma de aparición del vaginismo, se distingue entre:

 

- Vaginismo primario: el problema de vaginismo ha existido siempre. Son la mayoría de los casos.


-Vaginismo secundario: tras una época donde la penetración ha sido posible aparece el problema de vaginismo. Puede aparecer después del nacimiento de un hijo.

 

Las reacciones de la pareja al problema del vaginismo son variadas, desde los que no le dan importancia, a aquellos que se culpabilizan pensando que es su forma inadecuada de actuar la responsable del problema de vaginismo de la mujer. Esto a veces puede provocar una cierta inhibición a la hora de las relaciones sexuales o la adopción de posturas más pasivas que pueden llevar incluso a problemas de erección en el hombre.

 

      Otras parejas piensan que el vaginismo está causado por la propia mujer que intenta boicotear la relación sexual "poniéndose tensa" a propósito; esta forma de ver la situación facilita un deterioro de la relación sexual y de pareja, cuando no una abierta hostilidad hacia la mujer. En estos casos parece especialmente indicado el llevar a cabo una demostración de que es un reflejo automático que se dispara con independencia de la voluntad de la mujer; basta con la estimulación adecuada en la zona exterior de la vagina.

 

      Para el tratamiento del vaginismo se aconseja acudir a un sexólogo especializado para que realice un diagnóstico detallado del caso y le oriente en los ejercicios que la ayudarán a poder superar el problema. Hay que destacar que el vaginismo tiene muy buen pronóstico, mas del 90 % de los casos se resuelven sin dificultad.

Copyright © 2013. Sexologo-online.com  Rights Reserved.